Bolonia en secundaria

Educación y trabajo para jóvenes

Erasmus

El programa erasmus es una oportunidad para los jóvenes estudiantes. Una oportunidad para conocer otro país, otras costumbres y otra manera de enfocar la vida y el trabajo.

Las experiencias vitales nos enriquecen y ayudan a ampliar horizontes. A nivel profesional conocer y practicar otro idioma es necesario. Al mismo tiempo el programa erasmus es mucho más. No es lo mismo saber teóricamente otro idioma, que vernos inmersos en la vida de otro país. Estaremos obligados a hacernos entender en otro idioma, planificar nuestras tareas diarias y movernos por un entorno que no conocemos.

Erasmus

Son experiencias que enriquecen y mejoran nuestra capacidad de comunicarnos y desenvolvernos en un entorno diferente. Aunque no es un entrenamiento diario para un empleo, sí son cualidades que es necesario desarrollar para convertirse en un buen profesional.

La seguridad en uno mismo y en sus capacidades es fundamental para desarrollar una carrera profesional de éxito. Aquí el programa erasmus y toda la experiencia que el joven vive durante esas semanas pueden marcar un plus necesario para ganar confianza y aprender a vivir como un adulto.

El programa erasmus tiene otro propósito, secundario pero igualmente importante: forjar una identidad europea. Y es que una de las misiones de la unión europea es fomentar la colaboración entre los diferentes países miembros. No sólo nivel educativo o gubernamental. A nivel ciudadano también.

Que los jóvenes pasen unas semanas de intercambio en otro país de europa, ayudará a sentir europa como algo propio, no sólo algo artificial o abstracto a nivel de gobierno. Las diferentes naciones tienen el desafío de forjar una identidad europea, que los ciudadanos nos sintamos parte de un todo.

Cuando los estudiantes pasan tiempo conviviendo en otro país de nuestro entorno, crean unos lazos de pertenencia y cariño hacia dichos países. Es lógico que cuando uno de nuestros estudiantes está viviendo y compartiendo techo con otros jóvenes de diferentes países, interiorice lo que supone la hermandad entre europeos, disfrutando de la riqueza que aportan puntos de vista variados. Y comprendiendo la cultura y modo de via que une a todos los europeos.

Por tanto, el éxito o fracaso del programa erasmus no se mide sólo en su retorno directo en los resultados educativos. Erasmus es algo más, otro pequeño paso en la integración europea. A nivel educativo y profesional es bueno conocer y desarrollar las habilidades que todo adulto debe tener para desenvolverse por sí solo. Y al mismo tiempo nuestros estudiantes se integran en el proyecto común: una verdadera unión europea.