Bolonia en secundaria

Educación y trabajo para jóvenes

Estudiantes: cómo sobrevivir en el extranjero

Terminas la educación secundaria obligatoria y decides hacer un Erasmus en una ciudad que no conoces, sin nadie cerca que conozcas y sin tener la misma cultura, tradición, idioma y gastronomía que tu.

¿Cómo sobreviven los estudiantes en el extranjero? Principalmente, con mucha determinación, superando muchos desafíos y teniendo las metas muy claras. La pizza será la base de tu dieta, tendrás una relación a distancia con tu familia y amigos, y echarás de menos tu ciudad, la comida de tus padres, y hasta todo lo que odiabas de tu vida anterior.

Estudiantes: cómo sobrevivir en el extranjero

La clave está en resistir las ganas de volver a casa que te van a entrar, y seguir estas recomendaciones:

Empezar con uno mismo

Tienes que conocerte a ti mismo, hacer una lista de tus fortalezas y debilidades. Explota tus fortalezas y se consciente de tus debilidades, así tendrás una mejor comprensión de lo que puedes y no puedes hacer. Quiérete y haz de ti tu prioridad física, emocional, espiritual y mentalmente.

Desarrollar su fuerza interior

La mayoría van a un país nuevo solos y se encuentran en un extraño entorno completamente nuevo. Para sobrevivir en este mar abrumador de estímulos, tendrás que desarrollar tu fuerza interior, esa fuerza que te da valor, que te ayuda a centrarte y que te empuja a hacer cosas incluso cuando estas solo. En otras palabras, confiar en uno mismo.

Tener claro tu propósito

No seas un barco de papel en un charco de lluvia donde la corriente te lleva donde quiere. Si tu objetivo es conseguir una educación internacional y luego volver a tu país, o donde el viento te llevé, hazlo.

Establece metas claras en una lista. Céntrate en esas metas, incluso cuando tengas que sacrificar cosas que te gusten, como estar con tus seres queridos, dormir más horas y comer buenos alimentos.

Mantener una buena salud física

Puede que la carne y el pescado y las frutas y las verduras sean costosos en el país a donde vas. Además, lo último que te va a apetecer es ponerte a cocinar después de un largo día de estudio.

Si únicamente te alimentas de pizzas, hamburguesas y comida precocinada, tu salud se resentirá, y lo último que quieres en un país extranjero es ponerte malo, te lo aseguro. Asegúrate de tomar las suficiente vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita.

También es importante que hagas algo de ejercicio, incluso cuando no te apetece. Sal a caminar varias veces al día si no te puedes apuntar a un gimnasio. Te notarás más activo y con más energía.

Evitar las personas negativas

Conocerás a un montón de gente nueva, pero se cuidadoso al seleccionar tus amistades. Muchos tienen una forma de ser negativa, esa clase de gente que siempre ve el vaso medio lleno, cuyos sueños no se han cumplido y no por falta de oportunidades. Son aquellos que van a intentar contagiarte su pensamiento negativo que no lleva a ningún sitio.

Hacer amigos de otras culturas

No te relaciones solamente con las personas de tu país, interactúa con personas de diferentes culturas, países y tradiciones. Aprenderás mucho de ellos, conocerás una nueva gastronomía, hablarás un poco de su idioma, y practicarás inglés mientras conversas con ellos.

Muchos estudios han demostrado que las personas que se relacionan con personas provenientes de diferentes culturas son más flexible, abiertos y cultos.

Ser cautelosos

Conocerás a mucha gente, pero no todos serán para mejor. Hay mucha gente envidiosa que únicamente quiere exprimirte para que te pongas al mismo nivel que ellos. Vas a aprender dolorosamente que no todos los que conoces son buenas personas.